lunes, 28 de febrero de 2011

-Papá: se está cayendo a pedacitos.

-Papá: se está cayendo a pedacitos.

-Es que le llega la muerte luz y enseña, luz y abrigo, y carga con su peso y su bondad oculta, y recorre las calles parte a parte, y arrastra su carisma y su fracaso y se sabe exitoso y peregrino y pierde con su voz.

-A pedacitos, padre, a pedacitos llega, a pedacitos viene, a pedacitos va.

-Es que grita la muerte desde dentro, hijo mío, que le llama la muerte, que no puede llorar, que no se escribe ciego ni en llama ni en angustia: se calla, hijo, se cae, a pedacitos llama al azul de su tierra con tu voz, a pedacitos fuerza su victoria, a pedazos su error.

-¿Pero por qué se cae? ¿Por qué grita en silencio? ¿Por qué nos mira fijo? ¿Por qué frunce en dolor el gesto llano, por qué avisa el dolor?

-Porque caerse duele, porque la muerte acecha, porque quiere vivir, porque se sabe solo y se desea comprendido y entero y generoso y fuerte y entregado y ardor, porque no tiene casa, porque no tiene fuego, porque pesa el dolor, porque está ciego y llaga, porque está fuego y don, porque no hay otra mano, porque no hay dentro alma, porque no queda voz, porque se sabe hombre y veneno del hombre y hombre y Dios, porque quiere saberse voz y yo.


Enviado desde mi iPhone

domingo, 27 de febrero de 2011

Yo sé que si la confianza es absoluta ya nada es necesario, tal es mi religión, tal mi descanso.

Yo sé que si la confianza es absoluta vengan vientos, tormentas, malentendidos versos y canciones de amor hechas de pena, sé yo que si la confianza es absoluta ya nada es necesario, que ya no he de correr ni buscar ni llorar ni andar en viento el alma, en agua el cuerpo:

tengo yo para mí que nada es necesario, que andaré fijo y vivo de estación en abismo y de abismo en cantar y de cantar en río y de río en misión y de misión en cielo: ya nada es necesario:

estás en casa, han brotado de ti y de tu sonrisa y de tu estar callado las palabras y el tren y el edificio de amarse del amor que quema y grita, el edificio vivo del todo es necesario pues nada es necesario:

yo sé que en mí la confianza reina, la confianza llama, la confianza sueña, sé que tengo en las manos la verdad, y en el pecho y abajo incomprensible un abismo de llanto que he de verter en ti: ya nada es necesario. 

viernes, 25 de febrero de 2011

Entre completas y vigilias: Estoy , amor

Entre completas y vigilias: Estoy , amor: "Estoy desnuda , amor ,tras la puerta de tus labios escondida, empapada en lágrimas que ya no brotan, que ya no sangran que ya no a..."

miércoles, 23 de febrero de 2011

Si bien casi lo único que sé, lo único que tengo, es este despertar entre suspiros, este incómodo azar, las buenas noches, saber que no has llegado, abrir la puerta, escribir de tu ausencia y de tu estar.

A veces yo lo único que sé, lo único que tengo, es abrir las ventanas al vacío, echarle a toda luz toda palabra y sed, y dar la vida a golpes verso a verso y en prosa verso a verso el verso disponer.

Lo único que sé tan ciegamente, lo único que sudo y me desteta y llena y me detesta y vive e incomoda y despierta, lo único que tengo y no he buscado es este ardor de frente desde dentro, este estar ni despierto ni concluso, este coger tu tren y serte mago y blanco y mago y gris.

Lo único que busco es estar vivo, y estar vivo eres tú, y llegan los minutos y llegan las semanas, y sueño en unos días y unas manos y en ti por la mañana y en tu voz y en verte sonreír y en que me busques fácil y en ser fácil por ti, lo único que tengo y tus besos escritos, la esperanza del beso ser verdad y no solo beso escrito, lo único que tengo es este tren que espero llegue a ti.

lunes, 21 de febrero de 2011

¿Sabes qué quiero hacer?: vencer al mundo. Vencerlo parte a parte, escalón a escalón, hombre necio a hombre necio, paz a fe y avanzar y espada contra espada paz a paz y a palabra: avanzar, y vencer, y llegar, y volcar, y cantar, y cavar, y gritar, y llorar, y pacto a pacto el mundo someter, y pacto a pacto el mundo doblegar, y a palabra, y a beso, y a escribir, y a bordar, y abajo cada ajeno hervor del sobrio, y abajo cada ajeno hervor del seco, y abajo cada ajeno hervor de los villanos y heladez de lo falso y no callar.

Abajo el mundo más, más acá el mundo, y forzarse en la sombra y encenderse en la luz, y abajo el mundo, y que empiece el combate, que me lleguen, que sanen, que me llamen, que rueguen, y abajo con su carga de vacíos el mundo, y abajo el no haber lleno, y una vez reencontrar, y arribar, y he de ser, he de estar, he de ir, he de dar, abajo el mundo todo y yo hacia arriba, y que se abra la puerta, y que se ciegue el ciego y cobremos palabra los que somos palabra, los que todo lo somos, que llegue el día al cisne y que el reloj fatal nunca nos dé las doce y que el embrujo siga y el zapato se nos viva por siempre de cristal, y que dure el diamante y lo frágil se vierta hecho agua y poder y fuego y aire y peso todo mar, que el valor se me nombre, que estés tú, que estés tú, que estés y yo te vea y tú me veas ya por fin cisne y vida y diamante sin rasgar: abajo el mundo todo, arriba tú hacia mí, abajo el mundo todo: aquí conmigo tú.

viernes, 18 de febrero de 2011

Voy a dejar

Voy a dejar

al pecho que duela en las palabras, que se abra, que se queme, que coma, que me enferme. Voy a dejar al pecho que me hunda en la cama, que me vuelque lo absurdo, que me horade el estómago, que me inflame de llanto y de poder y desafío, que me goce el incendio, que me aplique el camino, que me vierta la ausencia, que me desfalque el tino. Voy a dejar al pecho todo luz y calor de aire de invierno y mío que me emboque los ángeles, que me espade en lo cárnico, que me fuegue lo ido.

Enviado desde mi iPhone

lunes, 14 de febrero de 2011

domingo, 13 de febrero de 2011

dadme tiempo,
dadme el mar aquí dentro escollo y viento,
las almas encendidas, la verdad acechando,
y alma y Dios y yo mismo todos en la mudanza,
todos bondad confusa
y egoísmo en el beso, y no rimar,
y seguir todos juntos Dios y yo y este mar
acosando a la vida y desdeñando
hacia lo que no es lo que ha de ser,
y yo parte a mi arreglo, y yo parte ya enfermo,
y no saber ya más lo que he perdido,
y no saber ya nunca lo que ofrezco
ni amor ni voluntad ni almas perdidas
que ganar para mí, para mi causa,
y yo solo y vagando y en la cueva
el animal herido,
y yo y los dos sufriendo
y no creo en ya nada que redima este infierno
y no busco ya nada que apacigüe este viento

viernes, 11 de febrero de 2011

Amor, el hambre duele,
Duele el hambre total con su caricia de resquemor y ausencia,
Y duele el desamor y la desvida, amor,
El alma duele,
Con su caricia espejo y su caricia vida
El alma duele espejo y araña a cada luz,
El alma huele a vida y a estar como quien no, como en un cero,
El alma duele un soy, el alma duele un viento.

Amor, el alma duele estés o no,
Cantes o no me cantes, ya no soy:
El amor está andando paso a paso su juego,
El amor está andando paso a paso su voz,
El amor está andando paso a paso su peso.

Amor, el alma sabe a viento y a no soy,
El alma sabe a doy,
El alma sabe a voy.

Amor, me doy, me voy,
Y en me voy y me doy ya nada soy.

jueves, 10 de febrero de 2011

Yo no deseo nada:
Un poco de la muerte con el sueño encendido, una mujer que cambie, un hambre que se cifre en su continua hambre, yo no deseo nada:

Una mujer que sueñe con mi hambre, una sinceridad desde aquí dentro, un llorar a los mares mi camino, una lección de luz, un beso vivo de quien sé inalcanzable y fugitiva de mi sed de pasión, y no deseo nada:

Beber del viento vivo mano a mano, beso a beso beber tu vientre vivo, y saciar el impulso y rescatarlo, y sí: seguir llorando, seguir niño y poeta vagabundo cruzando toda fe, hollando todo limbo, seguir niño y poeta enfermo y vivo y desnudo y fatal y repentino y cierto y libertino bañado de tus labios y destino gozoso y redivivo y aluvión de tus aguas a mi beso sediento y atrevido, amor niña poeta, amor niña de amor en libertad y gozo mío.

lunes, 7 de febrero de 2011

Y sin embargo

Y sin embargo

hay algo que el amor no padece: la condena, lo seco, lo vacío, lo yerto: hay algo siempre fijo que el amor no conoce: la muerte, la injusticia, la soledad, el frío, la malicia: hay algo ya constante ya huidizo que el amor no ha buscado y ha sabido encontrar: tu sed en mi estación, tu libertad en vivo, tus lágrimas de amante sin permiso, de amante involuntaria, de haberte yo vencido: tus lágrimas de amor de haber amor vencido entre los dos y en mí y en ti definitivo todo rastro de espera, todo rastro de olvido: tus lágrimas de niña y el juguete en tus manos y estoy vivo y mis pilas de juguete mayor son tus suicidios, tus suicidios constantes por amor, tus suicidios benditos, tu morirte cien veces al nunca haber amado y tu resucitar valioso y mío y ya no la mujer ni la amiga ni el sufrir de no estar ni el entrevino: tu saberte fluida y viento invicto: tu desnudarte el pan, tu saciarme fluido y amar y yo.


Enviado desde mi iPhone

jueves, 3 de febrero de 2011