viernes, 28 de noviembre de 2014

digamos que de dentro el resultado espera
digamos que hay mudanza, cerrazón, abundancia serena 
digamos que no hay dónde ni cuándo, ni hay espera
que volamos, que estamos, que escribimos, que suena
digamos hoy, ayer, empezar, desdecirse, comerse el mar y el viento resucitar y darlo voluntario, capaz, indecente, promiscuo, velo y fin y no estamos de dónde ni hacia dónde tu fuerza no nos lleva
digamos por favor, te perdono, te quiero, te he formado, te he hecho, digamos que no hay más ni por qué ni por cuándo ni mar ni fe ni ciencia
digamos aquí estoy, aquí grito, más das, aquí lloro, aquí llegas
digamos no hay ya más felicidad ni reina
digamos hoy también, regresemos, me esperas
digamos sin paciencia, digamos sin blasón ni apellido ni fuerza
digamos no soy nadie, la luz, sin tiempo ni correo ni oración ni conciencia 
la bondad, el amor, la libertad, ceñirse a no ser nadie, ceñirse sin asir mi nombre a ti, sin presa

2 comentarios:

©Laura Caro dijo...

Bella y dolorosa manera de romper el silencio.
Un beso.

nadie dijo...

Que la palabra dé fruto.